• 1
  • 2
  • 3
0
0
0
s2sdefault

Comienza el 2019 y, con ello, las ganas de siempre de ahora sí ponernos orden, empezar la dieta y cambiar los hábitos que no nos convienen.

Ni se diga si tienes un negocio o proyecto: quieres vender más, captar más clientes, aterrizar ideas y proyectos, terminar con lo que no pudiste finalizar el año pasado y sí… ganar más y trabajar menos porque #mamá.

Si lo vemos así, ya tienes suficiente agobio para los 365 días restantes y en serio (y por experiencia) no creo que ni este año ni los que te restan te alcancen para poner orden y hacer todo eso que quieres si sigues en la misma corredera de pollo sin cabeza.

Por eso, al menos en el tema de tu negocio, quiero compartirte algunas herramientas / tips / consejos de la abuela (llámale como quieras) que a mí me han servido como empresaria y como mamá, y que me han llevado no sólo a vender más, sino a disfrutar más a mi familia, a agobiarme menos y a priorizar.

TIP #1: Haz un calendario de fechas especiales.

No, no se trata de incluir toooodos los cumpleaños (hasta el de la tía Chona) en tu calendario, sino más bien de revisar cuáles son las fechas especiales del año y marcarlas para poder crear, anticipadamente (un mes como mínimo), una súper campaña que te ayude a vender más. Piensa que desde que empezamos el año, ya tenemos fechas que te pueden ayudar: ahí tienes 14 de febrero (Día del Amor y la Amistad); 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer); 30 de abril (Día del Niño); 10 de mayo (Día de las Madres) ¡y la pachanga sigue! Revisa estas fechas, checa cuáles hacen “match” con tu marca y entonces lanza campañas, promociones, concursos de interacción, etc. Ya verás que, si te anticipas y lo marcas en tu calendario, podrás planear y la cosa se vuelve más sencilla cuando de vender se trata.

TIP #2: ¡Automatiza!

Ya que vas a hacer tu calendario y vas a planear ¡por favor no lo hagas en hojas que traes en tu bolsa y que luego no sabes ni dónde quedaron! (al rato ves que la bendición la trae embarrada de chocolate y tú quieres morir lentamente). Aprovecha la tecnología y automatiza todo lo que puedas. Una súper herramienta que yo utilizo es Asana, la cual es una plataforma web (y también app) que te permite gestionar tus proyectos, ideas y equipo de trabajo en un solo lugar; con fechas de entrega, mensajes para los miembros, etc. ¡Es una chulada! Y su versión gratuita tiene muchísimas posibilidades. Si eres parte del directorio Momzilla, podrás encontrar un tutotial completito que grabé para ti donde te explico “santo y seña” sobre Asana y te voy guiando para que saques tu cuenta y comiences a gestionar ahí tu negocio. Encuentra este tutorial en nuestro grupo “Momzpower”, en la sección de videos.

TIP #3: Crea un plan de contenidos básico

Cuando te digo que crees contenido de tu marca o negocio, no espero que hagas el canal de Youtube, pero el podcast, pero el blog, pero las stories de Instagram, pero la fan page, pero las transmisiones en vivo, pero…

¡No! Eso es agobio extra y lo que queremos es que tu vida como mamá y emprendedora sea fácil. Y, aunque no lo creas, la creación de contenido alrededor de tu marca es una gran forma de estar en constante contacto con tus posibles clientes, de que más personas te conozcan y, sobre todo, de crear comunidad y autoridad en tu tema (y claro, eventualmente, de vender mucho más). Crear contenido no es una cosa súper sencilla (tampoco te voy a mentir), pero una vez que “agarras la onda” y el ritmo, te va a ayudar muchísimo a ser más organizada y a saber lo que tienes que hacer para que tu negocio siga creciendo, sin andar inventando el “hilo negro” cada vez. ¿Consejo? Revisa qué tipo de contenido “ha pegado” más en tu fan page o redes sociales; cuestiónate: ¿qué tipo de información tengo yo que le puede ser útil a mis clientes potenciales y que les puedo dar de forma gratuita continuamente? Pueden ser tips, PDF´s descargables, infografías, videos donde les enseñas a hacer algo, etc. ¡El cielo es el límite! Una vez que descubras qué quieres otorgarles, hay miles de formas de entregar tu contenido. Eso sí, procura que sea contenido periódico (semanal, quincenal, mensual), así las personas sabrán qué esperar y cuándo. ¡No se vale que des algo y luego desaparezcas tres meses! Eso, en realidad, hace más daño que bien a una marca. Recuerda que el orden y la constancia, hacen milagros en la vida y en las ventas.

TIP #4: Benchmarking, SÍ O SÍ

Sí, yo sé que cada una de nosotras piensa que su marca, producto o servicio es único. ¡Y lo es! Sólo que también es verdad que hay otras empresas y marcas que ya han transitado por donde estamos ahora nosotras y que, muy posiblemente, se encuentren en el nivel a donde nosotras desearíamos llegar. ¡Es momento de saber quiénes son estas marcas, qué hacen y cómo puedes tú tomar su ejemplo para aterrizarlo en tu negocio! No se trata de copiar (eso sí es bien importante aclararlo), se trata de seguirle los pasos a las marcas líderes en tu ramo; revisar cómo han crecido, a qué obstáculos se han enfrentado, cómo es su estrategia en redes sociales, qué hacen para atraer clientes constantemente, etc, etc. Si sólo piensas en tu negocio como un pequeño universo, te estás perdiendo de lo mucho que puedes aprender de otros, de las muchas buenas ideas que pueden surgirte al momento de abrir tu panorama e, incluso, de las posibles alianzas que puedes hacer con quienes ya juegan en las grandes ligas. Vender más también significa asomar la nariz, ver qué pasa en el mundo y contextualizarlo a tu negocio, por muy pequeño que éste sea.

TIP #5: Ama lo que haces

Sí, ya sé que suena bien romántico y un poco a lugar común, pero en serio no sabes cuántas mujeres conozco que, si bien dicen que “aman” su proyecto, que renunciaron a su trabajo formal por dedicarse a éste por completo, en realidad andan más malhumoradas, agobiadas y estresadas que en sus mejores épocas como empleadas. ¡Se trata de disfrutar! Yo sé (y mira que lo sé) que muchas veces el peso de llevar un negocio tú sola es demasiado, sin embargo, si esto ya se vuelve una situación cotidiana, si siempre andas corriendo, entonces tal vez es momento de que te cuestiones si realmente quieres seguir haciendo esto o mejor le das otro rumbo al barco. Resulta que a veces, al ser nuestras propias jefas, nos volvemos unas verdaderas tiranas con nosotras mismas: intransigentes, perfeccionistas mal plan, tomando mil compromisos y echando en el basurero, de paso, nuestra salud, nuestras ganas, nuestro “por qué” decidimos hacer esto. ¿No se supone que decidiste hacer lo que haces para pasar más tiempo con tu familia? ¿Para tratarte mejor? ¿Para “ser feliz”? Ahora la pregunta del millón: ¿Lo eres y lo haces? Porque si no, querida, hay muchas formas de retomar el rumbo. Si no amas ahora lo que haces, busca -ya corriendo- algo que sí ames, porque la falta de amor, se nota (y de paso, va junto con pegado con el incremento de tus ventas).

Ahora sí…¡a vender más que señora de los elotes! Es momento de ponerle orden a tu mente, a tu espacio, a tu agenda. Sólo así, los sueños de año nuevo y de vida, en realidad se cumplen.