• 1
  • 2
  • 3
0
0
0
s2sdefault

Te entiendo: eres mamá, tienes un negocio, haces entregas, visitas clientes, quieres vender más, pero hacer el arroz y cocer el brócoli, pero atender al plomero porque tu fregadero parece fuente de Chapultepec y nadie que se precie de decente, puede vivir así.

¡Uuuuufff! De escribirlo, me agoté. Yo también estoy en ésas todos los días y, antes de sentirme “gurú” al decirte que hagas “x” o “y”, lo que quiero es compartirte lo que a mí REALMENTE me funciona para ser más productiva y hacer más en mi día a día, con menos (menos dinero, tiempo, energía):

TIP # 1: Priorizar, priorizar, priorizar: ¿Te cuesta mucho? Créeme que te va a costar mucho más (o ya te está costando) el andar por la vida en piloto automático, dejando que el río de pendientes y obligaciones te arrastre sin ningún orden. Querida, se puede todo, pero NO AL MISMO TIEMPO. Así que tómate una hora a la semana y divide tus tareas en orden de prioridad, sin poner más de tres asuntos súper prioritarios en tu día a día. No comiences un día o una semana sin definir exactamente lo que vas a hacer, porque, aunque la vida es incertidumbre, también es cierto que, si pones orden a tus horas, podrás volver mucho más pronto a tu rutina que si sólo te dejas llevar por la corriente.

TIP # 2: Súper estricta con tu tiempo. No, no puedes permitir que todo mundo te llame, te reclame y ponga sus urgencias por encima de tus prioridades. Ya bien lo reza el dicho popular y sabio: “el tiempo es oro”, así que no lo malgastes con correos irrelevantes, con choros que no llevan a ningún lado, con la distracción constante en las redes sociales, con tu vecina hablando de tu otra vecina, etc. Cada vez que permites que algo se interponga entre tú y lo que deseas hacer ese día, es como si tomaras dinero de tu cartera y lo botaras a la basura. ¿Harías eso con tu lana? Yo tampoco.

TIP # 3: Adiós…notificaciones: Sí, adiós a los “tilín, tilín” incesables que emite tu celular cada dos segundos. ¡Tienes todo el poder para desactivar esos molestos sonidos! La verdad, dejar prendidas las notificaciones de las redes, los mails y los chats sólo te quitan energía, te aumentan el estrés y, nuevamente, permite que las urgencias de las demás personas vayan por encima de las tuyas. Las redes sociales son una gran herramienta, sin embargo, si dejas que tomen el control de tu vida, pasarás tus horas pegada al celular para, al terminar el día, preguntarte: ¿qué hice en todo el día?

TIP # 4: Trabajo en bloques: Hacer una cosa, enfocarte en ella y en las tareas que se le derivan, para después pasar a la siguiente, es una de las cosas más sabias que puedes hacer cuando a productividad se refiere. Sé que puede ser complicado, sin embargo, te juro que te va a venir de perlas cuando veas que has terminado algo y le puedes dar “check”, en lugar de andar poniendo trabajo y energía en todo para darte cuenta que, al final del día, no has concretado nada. Bonus: si algo que tienes pendiente te lleva dos minutos o menos ¡házlo inmediatamente! **Un pendiente menos en tu lista** De nada 😉

TIP # 5: Trátate bien y cuídate: Pues ya está: tú eres tu principal activo: sin ti no hay proyectos, ni ventas, ni clientes ni nada. Así que darte tiempo para ti, para mover el cuerpo, para leer, para tener conversaciones de calidad con quienes te rodean y para inspirarte, no sólo aumentará tu productividad (endorfinas y felicidad anexas), sino también hará espacio para nuevas ideas, para la creatividad y todo aquello que muchas veces dejamos de lado porque estamos “muy ocupadas”.

Como dice uno de mis “gurús”, Robin Sharma:

“A veces no paramos a cargar gasolina, por estar muy ocupados conduciendo”.

 

Encuentra más tips y herramientas en mi canal de YouTube, dando clic AQUÍ.