• 1
  • 2
  • 3
0
0
0
s2sdefault
¿Recuerdas cuando llegaste del hospital con tu bebé en brazos? Tuviste que hacer adecuaciones a tu casa, a tus rutinas, a tu presupuesto, a tu pareja. Y es que cuando llega un ser vivo a nuestra hogar, sea un bebé o una mascota, tu vida se trastoca. No quiero parecer simplista pues no es equiparable un niño a un perro, pero es innegable que la VIDA, los seres VIVOS, nos orillan al movimiento. Ahora que ya estás en una nueva etapa con tu bebé, a ti o a tu esposo se les ha ocurrido la brillante idea de adoptar un PERRO, y si aún no das ese paso me alegra que estés leyendo esto.   Un perro implica una enorme responsabilidad, que demandará atención, y alrededor de un 14% de tu ingreso. La primer duda es qué tipo de perro adquirir. Y esto dependerá de factores como para qué quieres al perro, que carácter necesitas para esa actividad, si quieres cachorro o adulto, etc.  Es triste saber los datos duros que nos dicen que un perro dura en promedio 6 meses en un hogar antes de ser abandonado, esto se explica porque es el tiempo en que , si lo adquiriste cachorro, tardarás en estar harto de limpiar pipí, popó, levantarte temprano a pasearlo, retapizar los muebles etc. También debes estar consciente de la ley y saber que pasear a un perro sin correa o no recoger sus heces te hace acreedor a una sanción económica. Pero que si tu perro ocasiona un accidente mordiendo a otro perro, tirando a una persona por que la vio y le brincó encima de la emoción, todos los gastos que se deriven de dicho accidente, sin importar las causas,  te hacen responsable a ti porque tú eres el dueño. La decisión de llevar a un integrante de cuatro patas a casa, debe pasar por la mente y no ser una adquisición por impulso y mucho menos por el común error de adoptar al perro “para los hijos” por que TÚ y solo TÚ serás quien se haga cargo de él. Si has llegado hasta aquí y sigues con la firme idea de tener un perro ¡felicidades! estás lista para conocer un nivel de amor inimaginable, además la ciencia confirma que quienes tienen perro tienen colesterol más bajo, se enferman menos, y tienen mayor tiempo de convivencia familiar. A continuación te dejo algunos consejos que pueden facilitarte el proceso:
  • Elige el tipo de perro, tamaño, carácter y temperamento adecuado para tu estilo de vida.
  • Consulta con un experto que sea especialista en pruebas de selección y en adopciones.
  • Revisa este enlace para que tengas una idea del costo aproximado de manutención de un perro mediano.
  • Invierte en el entrenamiento de tu perro desde el día 1. Esto te ahorrará muchos dolores de cabeza porque te enseñará a ir estableciendo límites. Los problemas de conducta tales como ladrido excesivo, marcaje de orina, ansiedad por separación, hiperactividad, saltos y agresión se pueden prevenir.
  • Establece control de esfínteres  enseñándolo a hacer sus necesidades afuera de tu casa. Los tapetes y pañales de moda, si no se usan de forma adecuada, instalan vicios en el proceso.
  • El momento ideal para adquirir un perro es cuando tu hijo tiene entre 4 y 6 años, ya que su nivel de autosuficiencia te permite tener más libertad para dedicarle al perro. No hay nada más agotador que no dormir de corrido y salir al parque teniendo que cuidar un niño que se echa a correr y a un perro.
  • Si la decisión es en pareja, divídanse los paseos y la carga de responsabilidad del perro.
Disfruta el proceso, aprende de tu mascota y bríndale todo lo que necesita para estar contento. Establece límites, socialización con otros perros, juego, trabajo mental, alimento, agua, amor y descanso en ese orden, para no confundirlo y poder tener una convivencia exitosa. Si lo haces así, lograrás tener un perro equilibrado que proporcionará armonía a tu hogar.     Tannia Puig Grajales esentrenadora canina y handler de perros de terapia certificada por la Federación Canófila Mexicana. Si necesitas asesoría para el nuevo integrante de tu familia, puedes contactarla en nuestro directorio.