• 1
  • 2
  • 3
0
0
0
s2sdefault
Las vacaciones están por terminar, los chicos esperan con ansias su última tanda de regalos en la que esperan recibir un montón de juguetes. Los Reyes Magos bien pueden cumplir su misión dejando en su zapato el regalo deseado, ¿pero qué tal que además de eso aprovechan para retar la agilidad mental de tus hijos con alguno de estos juegos? Y aunque no sean para este 06 de enero, propiciar el desarrollo de estas habilidades a cualquier edad, será una ventaja que a la larga tanto padres como hijos agradecrán. Toma nota que igual todavía puedes agregar alguno de estos juguetes a la carga antes de que los Reyes se embarquen a su viaje desde oriente. ¿Lista? * Rompecabezas: Dependiendo de la edad y habilidad de tus retoños, bien podrían pedir una caja con rompecabezas eesde 30 piezas o dos mil piezas, todo depende de la paciencia y el ánimo de tu hijo. Ahora bien, puede ser todo un plus si deciden armar uno de miles de piezas entre toda la familia. Las conexiones neuronales se activarán con tal de resolver dónde va la pieza tomando en cuenta su color y forma, en pocas palabras estás estimulando su lógica, deducción y trabajo con las figuras geométricas  en tres dimensiones. También lo ayudará con su motricidad fina, memoria y a desarrollar su tolerancia a la frustración.   * Libros para encontrar las diferencias o figuras ocultas: Nunca es tarde para presentarle y buscar a cierto personaje protagonista de la serie de publicaciones ¿Dónde está Wally? o cualquier otro libro del estilo. Este tipo de ilustraciones ayudará a los niños a prolongar sus periodos de atención sostenida al centrarla en un objetivo más claro. Recuerda que la atención es clave para el procesamiento de la información y adaptación de los chicos, además de mejorar notablemente su memoria. * Bloques: No solo están de moda y han sido solicitados entre miles de cartas, los legos o bloques parecidos, son una gran opción cuando queremos despertar en nuestros hijos la capacidad de y crear. Te recomendamos que te vayas un poco en retro mood y más que comprarle el set de lego para fabricar ciertos escenarios dependiendo el sexo, mejor le regales piezas sueltas sin ningún propósito predeterminado, para que se familiarice con las formas, tamaños y colores y las acomode de forma precisa para lograr armar algo diseñado por su propia mente. ¿Le entras al reto? * Juegos de mesa: Pero no cualquier juego, sino aquellos como el dominó, memoria, cartas o lotería. Recuerda cuando eras chica y compraste esa misma emoción con él o ella. ¿Qué tal una partida de lotería diciendo los personajes de las cartas con un tono gracioso? Tendrás carcajadas aseguradas y de paso ejercitará su atención y concentración. En el caso concreto del dominó, incluso practicará sus habilidades matemáticas al ir contando las fichas para saber qué le conviene tirar. Incluso podrías armar una buena tarde de póquer, el cálculo mental jamás había sido tan divertido. * Masa sensorial: No te limites, en el mercado ya existen infinidad de este tipo plastilinas con diferentes texturas y colores. Con ellas, ayudarás a que tus niños mejoren sus percepciones de integración sensorial, su motricidad fina y tamaño. De igual forma, al ser un juego libre, tu hijo podrá hacer y deshacer a su antojo, sin ningún tipo de limitación y relajándose al compás repetitivo de estar amasando con sus manos. Si te anexas al juego, puedes reafirmar el concepto de roles si le presentas diversos escenarios como preparar algún platillo en una pastelería o un mecánico arreglando piezas. Pónganse creativos. Con estas propuestas estamos seguras que pasarás largas horas jugando con tus hijos mientras vas ayudándolo a mejorar sus habilidades de atención.