• 1
  • 2
  • 3
0
0
0
s2sdefault

#MomzillaPower

A poco más de un mes de aquel sismo que sacudió Ciudad de México, muchas nos preguntábamos si era pertinente retomar con naturalidad nuestras actividades laborales. La realidad es que nada volverá a ser como antes, que algo se modificó en nosotros y en otros en distintas formas y magnitudes, dejándonos una lección de lo importante que es mantener la unión y solidarizarnos, darnos la mano, abrazarnos más y juzgarnos mucho menos, reconocernos en los otros y valorar cada centímetro de lo que somos, de dónde estamos y lo que tenemos, de tener no solo dónde dormir sino de tenernos.
"Abrazarnos más y juzgarnos mucho menos, reconocernos en los otros y valorar cada centímetro de lo que somos".
Dentro de tantas lecciones que nos dejó aquel incidente, aprendimos a hacer a un lado las ideas que nos dividen y separan de otros, recordamos que en esencia somos iguales por el simple y fabuloso hecho de ser humanos, por mantener la facultad de conmovernos y actuar más allá de cualquier miedo que pudiera tomarnos por sorpresa, fuimos capaces de levantar y levantarnos.

Pero hoy es momento de hacer un esfuerzo todavía más grande, porque nos toca sanar las grietas de esta ciudad que adolece, de una economía que se fracturó y necesita de nosotros, tenemos que volver a dar vida y color a nuestras calles, de revivir el folclor y contagiar a otros de amor por México, tal como lo hacíamos pero con más punch.

Muchas momz son responsables de familias enteras, fungiendo como columna vertebral de los suyos, sus ingresos dependen de ventas o servicios que ofrecen a través de Momzilla, de estar vigentes y activas, por eso creemos que hoy más que nunca es imprescindible mantener la unión y la conciencia de apoyarnos entre nosotras, recomendándonos de boca en boca, haciendo el uso correcto de los días de venta y generando posibilidades de éxito en cada una de nosotras, porque todo suma y cada trato cerrado equivale a mejores oportunidades para cada mamá emprendedora. La finalidad del grupo, además de compartir consejos y experiencias de crianza, ha sido generar una unión entre mamás, que apostamos por desempeñarnos en otras áreas que nos permiten crecer y hacer crecer a otras, generando fuentes de empleo, ofreciendo productos y servicios, dándolo todo por lo más importante y valioso que tenemos que es nuestra familia. Por eso es grato leer cuando una mom desde otro estado propone crear prendas exclusivas con bordados artesanales para costear la educación de su hija, así como es grato darnos cuenta de la inmediatez con que otras momz se interesan en ser parte de eso, portando no solo una prenda sino un pedazo de historia de la vida de alguien que busca forjarse un mejor futuro, así como aquellas que perdieron sus hogares y no se detienen, porque saben que sus esfuerzos van acompañados de los ánimos y apoyo de otras momz que no dudan en sumarse a reactivar sus pequeños negocios.

Decir que será fácil es un engaño,

Pero tampoco podemos ser fatalistas ni cuestionarnos si es ético retomar el rumbo de nuestras actividades laborales, porque va mucho más allá, se trata de honrar a los que ya no están y demostrar gratitud por estar aquí, ahora y en condiciones de ser útiles para quienes dependen de nosotras, de no olvidar por qué decidimos emprender y recordarnos cada mañana si es necesario, que tenemos cientos de motivos para no soltarnos, para continuar creando alianzas e impulsar a otras mujeres que inician sus propio proyectos, porque quienes ya pasamos por ahí sabemos lo mucho que cuesta identificar si es el momento correcto, si habrá qué esperar o desertar, pero con toda seguridad queremos decirles que este momento no podía ser más urgente, más exacto y más nuestro que hoy.