• 1
  • 2
  • 3
0
0
0
s2sdefault
Como ustedes saben, los jueves acostumbramos compartir tips que van desde lo más sencillo como preparar algo rico a prueba de kidzillos quisquillosos, hasta ideas para customizar la casa o hacer de los paseos una aventura sin berrinches ni teenzillos enfadados. Pero esta ocasión, hemos decidido hacer una excepción recordando la importancia de un día como hoy, en que conmemoramos el Día Internacional de la Mujer. ¿Por qué conmemoración y no celebración como muchos creen? El 25 de marzo de 1911, luego de haberse convocado días atrás ( el 19 de marzo) a una marcha multitudinaria encabezada por mujeres de todo el mundo, un incendio acabó con la vida de más de un ciento de trabajadores de la fábrica Triangle Shirtwaist, de los cuales en su mayoría eran mujeres. Paradójicamente, la movilización efectuada días atrás, buscaba mejoras en sus condiciones laborales, mayor seguridad y equidad en ambos géneros, algo que desde aquellos años y al día de hoy poco ha cambiado.   Los motivos que llevaron a la catástrofe de aquella tarde, pudieron sin duda haberse evitado, sin embargo el obsesivo control de los encargados de la fábrica, fue el detonador que aniquiló a tantas personas. Los medios confirmaron que por órdenes superiores, se estableció cerrar las puertas una vez ingresado el personal, con la intención de evitar robos y que sus trabajadores tuvieran distracciones en el horario de labores, lo que imposibilitó a estos escapar del fuego que se expandía por los pisos 8, 9 y 10 del inmueble.   Tuvieron que pasar muchos años para reconocer la importancia de aquella lucha, sus consecuencias y la desigualdad que prevalece aún en nuestros días. Fue en 1975 que la Organización de las Naciones Unidas (ONU), proclamó el “Año Internacional de la Mujer”, para establecer durante la Asamblea General de la ONU en 1977 el “Día de las Naciones Unidas para los derechos de la mujer y la paz internacional”, donde países como Chile, establecieron el 8 de marzo como el “Día Internacional de la Mujer”, sumándose otras latitudes para homologar esta fecha de manera global. Si bien el camino a la equidad continúa siendo arduo, debemos reconocer a quienes de manera anónima iniciaron con una lucha que actualmente nos permite ejercer una profesión, tener derecho al voto y elegir la forma de vida que mejor nos acomode, de manera legal contamos con la facultad de vivir solas, en pareja, ser madres, empresarias, comerciantes, estudiantes o todo lo anterior sin que esto implique sanción alguna en países occidentales. No debemos olvidar a las mujeres en Arabia, India o algunas regiones de Sudáfrica, derroteros donde continúan forjándose un panorama que impida a generaciones futuras vivir en las condiciones actuales de prohibición y desigualdad tan visibles. Desde aquí abrazamos y aplaudimos a todas aquellas mujeres y momz que incansablemente revolucionan la historia de su comunidad y entorno, desde su trinchera o en las calles, alzando la voz, reescribiendo las reglas y demostrando que para combatir las injusticias no es necesario iniciar una guerra, sino utilizar la razón y mantener el corazón siempre en su sitio.