• 1
  • 2
  • 3
0
0
0
s2sdefault
A diferencia de los animales, cuando los humanos somos pequeños necesitamos pasar tiempo al cuidado de nuestros padres, ya que nosotros no podríamos sobrevivir sin una figura encargada de protegernos. Anteriormente, se creía que lo más importante eran los cuidados fisiológicos, tales como la limpieza, la seguridad y la alimentación, sin embargo algunos bebés que gozaban de ellos, no estaban exentos de caer enfermos o incluso morir. Increíblemente, la calidad de la relación con su madre impactaba en ellos de manera positiva o negativa, demostrando que esta es básica para el bienestar emocional del bebé.

0
0
0
s2sdefault

Nuestros nervios han quedado susceptibles después del pasado sismo del 19 de septiembre.

Y aunque la tierra ha seguido moviéndose, ayer 16 de febrero, nos volvió a recordar con un sismo de 7 grados que en cualquier momento puede sorprendernos de nuevo sin importar si estamos en el baño, cocinando o saliendo del trabajo. Pero, ¿qué hacer cuando nos toca mientras estamos con nuestros hijos? te dejamos varias recomendaciones para mantener seguros y tranquilos a esos pequeños seres que sólo confían en nosotras en ese tipo de movimientos telúricos.

0
0
0
s2sdefault
Como ya habrás notado, los días de invierno han evolucionado a lo más fríos que hemos tenido en años. ¡Por Dios, hasta nieve ha caído en algunas zonas! Y aunque hemos aplicado la de vestir a nuestros hijos cual cebollitas, o sea, por mil capas de ropa; la verdad es que sólo usar chamarras, guantes, gorritos y bufandas al por mayor, resultan insuficientes al momento de prepararnos contra el mayor enemigo de todos en días tan congelados, la gripa.

0
0
0
s2sdefault
Con todas las actividades que tenemos en el día como llevar a los niños a la escuela, ayudarlos con la tarea, los pendientes del trabajo, llevarlos a la clase de ballet, piano, guitarra, encontrar tiempo para la pareja… ¡pareciera que necesitamos más de 24 horas para poder tener un descanso que elimine todo el estrés, ayude a entretenernos y que sea sólo para nosotras!

0
0
0
s2sdefault
Desde que lo tuviste en tus brazos, seguramente muchas noches no quisiste separarte de tu él, y conforme pasaba el tiempo, te sentías que siempre estarías ahí para tu hijo. Seguramente la primera vez que  que te pidió dormir contigo porque tenía miedo, te sentiste toda una súper heroína que lo protegería hasta del coco, ¿pero qué tal que con el paso del tiempo esa ayuda repentina se volvió una necesidad de no querer separarse jamás de ti a grados tales de armarte terribles berrinches si te vas unos minutos de su lado o que se ponga siempre cerca de una de las ventanas donde pueda verte? Y sí, según él, no puede ser nadie más que tú quien lo llene de mimos y atención.

0
0
0
s2sdefault
Durante los primeros meses de vida, es normal que nuestros hijos duerman en la misma cama que nosotros, pero siempre existirán dudas acerca de cuándo deberá irse a su cuarto y las consecuencias de postergar ese momento.

0
0
0
s2sdefault
Todas tenemos ese rincón o habitación de la casa que es todo un caos, algunas más extremas tienen bodegas a tope donde no se puede ni pasar y sólo ves caos por doquier. ¡No desesperes! Antes de que tu casa parezca sacada de un capítulo más de Acumuladores, déjanos presentarte a Ana C y Ximena V, quienes fundaron su compañía In-Place Home Organizers y con quienes charlamos un rato pues son todas unas expertas al momento de poner orden en tu cocina, alacena, clóset, baño o aquella habitación que sabes que tú sola no puedes ordenar ni con un abracadabra.

0
0
0
s2sdefault

No nos dejarás mentir, sabemos bien que uno de los propósitos para este 2018 en el que todas coincidimos es el mismo al que le tememos más que al mismísimo Freddy Krueger: perder esos kilos que acumulamos después de tanta comilona post Navidad y Año Nuevo.

Sí, en estos días seguramente le has estado huyendo a tu archirrival número uno, la báscula y no quieres ni saber cuánto pesa ese pavo que comiste sin pensar en las consecuencias. No temas más, tenemos los tips para ahora sí cumplir tu deseo de bajar todo ese peso recién adquirido, y con suerte, hasta un  poquitín más.