0
0
0
s2sdefault

¿Tus hijos entran el próximo ciclo a la escuela o quieres cambiarlos de colegio? Sabemos que elegir la que más se adapte a tus necesidades puede ser todo un reto y hasta una fuente de angustia. Sobre todo en esta época en la que tenemos tanta información disponible. Aquí te dejamos lo que, en nuestra experiencia, ayuda a acotar las opciones y tomar una decisión más acertada.

1. Realiza tu búsqueda teniendo esto muy claro: NO EXISTE LA ESCUELA PERFECTA, pero sí es posible encontrar una que cubra las necesidades más importantes de tu hijo y tu familia.

2. Haz una lista de tus prioridades y define cuáles son los tres o cinco puntos más importantes para ti (distancia, presupuesto, método educativo, cubrir necesidades especiales de lenguaje, desarrollo o sociales, actividades extraescolares, etc). Así sabrás qué cosas son fundamentales y cuáles puedes sacrificar.

3. Si tienes oportunidad, mide el tiempo que haces de tu casa al colegio a la hora de la entrada o la salida. Quizás después de seis meses el tráfico empiece a mermar tu amor por la escuela. Pregúntate y define cuánto tiempo te parece sostenible que tú y tus hijos pasen en traslados. Considera también que, si la escuela está lejos, la vida social vespertina de tu hijo también puede implicar traslados largos constantes. ¿Estás dispuesta a ir a cumpleaños, playdates o reuniones fuera de tu zona, por ejemplo?

4. ¿Cómo es la comunidad de padres? Aunque no lo creas, el hecho de que tú y tu pareja se sientan cómodos entre la comunidad de papás es muy importante. Esto ayudará a que tu hijo se integre, pues ustedes estarán más dispuestos a participar en las distintas actividades que realicen. Puedes darte una buena idea de cómo es la comunidad preguntando si los papás suelen ser oficinistas, si hay familias extranjeras, cuán incluyentes son, etc., y dándote una vuelta a la hora de la entrada o la salida. ¿Quién suele entregar o recoger a los niños?

5. Infórmate sobre el método educativo (Montessori, Constructivista, Waldorf, Reggio Emilia) que ofrece la escuela que irás a visitar. De esta manera podrás darte cuenta si el método se imparte realmente o si la escuela solo ha tomado algunos elementos de la corriente que dice seguir.

6. Asegúrate de tener toda la información sobre los costos: inscripción, cuota de materiales, colegiatura (pregunta cuántas colegiaturas se pagan al año, ya que hay colegios que cobran solo 10 colegiaturas, mientras que otros cobran 12), membresía o cuota familiar de primer ingreso, si hay algún descuento para hermanos, seguro médico o de orfandad, costo de horario extendido y si incluye o no los alimentos de los niños.

7. ¿Cuáles son las medidas disciplinarias? Todas las familias son diferentes: lo que a ti puede escandalizarte en cuanto a medidas disciplinarias, a otros papás puede parecerles poca cosa. Platica con la dirección escolar las medidas que tomas en casa y pídeles que sean honestos en cuanto a las que se aplican en la escuela. Puedes tomar en cuenta cómo se trata a los niños más inquietos y a los más aplicados, si dependiendo de su rendimiento se decide el lugar en el que se sientan o cuánto apoyan a las maestras, por ejemplo.

8. ¿Cómo se maneja el tiempo libre? También puedes indagar qué hacen los niños cuando no pueden salir al recreo, ya sea por el clima, la contaminación u otros factores. Muchos papás son tomados por sorpresa cuando sus hijos les platican que, como no pudieron salir, vieron una película. Cada escuela tiene distintas soluciones para este tipo de eventualidades.

Pide un poco de ayuda. Si te sientes perdida, no te apaniques. Hay especialistas como el Doctor Antonio Rizzoli o la Psic. Aitana Farré, que pueden ayudarte a decidir qué es mejor para tu hijo. También existen comunidades como Schooling Mx, dedicadas a reunir información sobre escuelas; directamente de padres de familia que tienen o han tenido a sus hijos en las escuelas en cuestión.

Otros aspectos para ampliar tu perspectiva de la escuela:

-Aunque no las contrates, las actividades en horario extendido pueden darte una muy buena idea de las prioridades del colegio. Hay algunos que ofrecen clases enfocadas al desarrollo emocional de los niños (yoga, meditación, huerto, taller de emociones, arte), mientras que otros ofrecen actividades más enfocadas a desarrollar la competitividad (deportes, idiomas, jazz, danza, etc.). También, qué espacios especiales hay (laboratorio, biblioteca, salón de gimnasia, música, etc.).

--Considera qué tan importante es para ti que la escuela realice actividades que incluyan a los padres de familia y pregunta por este punto.

-¿Dejan tarea? ¿Cuánta? No está de más saber cuánto tiempo en promedio dedicarán por las tardes a este tema.

-¿Llevan boletas de calificaciones? ¿Cuál es su sistema de evaluación? Esto te dará una idea más clara de las áreas que se evalúan en la escuela y cómo es el sistema de calificaciones.

-Cuando visites la escuela, observa a los niños y cómo las maestras o guías interactúan con ellos. Son un buen indicador de cómo se dan las cosas en el día a día.

-No temas preguntar cuáles son los protocolos de seguridad en caso de una emergencia, como un sismo.

-De ser posible, pide que la directora académica sea quien te acompañe a conocer las instalaciones. Muchas veces los encargados de Relaciones Públicas son quienes se encargan de esta parte, pero no siempre pueden responder a las preguntas que surgen sobre el método educativo que se imparte o detalles más específicos.

-Si te interesa la atención personalizada, pregunta cuántos niños hay por salón y cuántos salones hay por generación; si cuentan con un asistente o solo la maestra encargada.

-Infórmate sobre quién atiende a los niños en caso de que se sientan mal. Quizás para ti es importante que sea un pediatra quien esté al tanto de los niños, en lugar de una enfermera. Si tu hijo tiene algún tipo de alergias, cómo manejan este tema.

-Preguntar por los materiales que usan te puede dar un mejor panorama de cómo se imparten las clases.

-Si no cuentan con todos los niveles educativos, quizá tienen convenio con otros colegios y pueden decirte cuáles son.

-Si después de la visita sientes que algo no te cuadra, pide referencias a conocidos o de primera mano. Siempre hay algún conocido que tiene a sus hijos ahí o que conoce a alguien con hijos en la escuela que te interesa. También puedes saber mucho de una escuela por lo que aparece en Google o en redes sociales sobre la misma. En ocasiones, puedes encontrar reseñas de padres de familia de la escuela y darte una idea de si comparten tu modelo educativo o no.

Estos son algunos puntos que pueden servirte de guía para el día de tu visita a la escuela que te interesa. Hay algunos espacios en blanco para tus propias dudas. Anótalas e impríme esta hoja para que no se te olvide nada a la hora de la hora.